El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


 
Conozca sobre la sábila

¿Y LUEGO QUÉ HAGO CON LA SÁBILA?

Ya cosechada una o varias pencas para hacer nuestros preparados se lavan con abundante agua limpia y se friega con una esponja de lavar platos. Se deja escurrir un poco y se procede a retirar la corteza. Por ningún motivo, deje las hojas sumergidas en agua por mucho tiempo si de los cristales nos vamos a beneficiar.

En el proceso de retirada de la corteza hay que tener bastante cuidado con el mucílago amarillo verdoso que es tóxico. Hay que tener tanto cuidado, como cuando usted está sacrificando una gallina para el consumo en el momento de despresar, usted debe identificar la hiel y aislarla con mucho cuidado, si ésta se rompe, amarga el resto de la carne, haciendo imposible su consumo. Con el filo de un cuchillo, se retiran los bordes de la hoja, donde están los chuzos o tunas, este corte se puede hacer 2 cm hacia dentro, para facilitar el retiro de las demás partes de la corteza. Desde el momento que iniciamos este proceso, de liberar los cristales de la Sábila, debemos actuar con rapidez. Pues como ya lo he dicho tantas veces, el contacto de los cristales de la Sábila con el aire hace que se deterioren rápidamente. Luego, con el lomo del cuchillo (no con el filo).

Procedemos a retirar la corteza de las caras de la hoja. Con el cuchillo ligeramente inclinado, vamos desprendiendo la Cáscara sin ejercer demasiada presión en esta. Como precaución, para estar seguros de que no va a arañar la corteza, y hacer que de la misma salga el acíbar, pueden dejar una capa de cristales de Sábila, adherida a ella de uno a dos milímetros de espesor, así estaremos seguros de la calidad de los cristales que vamos a utilizar. Cuando hemos retirado la corteza de ambas caras, tenemos allí un maravilloso, suculento y preciado filete de cristales de Sábila. Este filete no sabe a nada, no huele a nada, el olor característico con que reconocemos a la Sábila, quedó en la corteza. En este filete, usted tiene la materia prima para preparar infinidad de recetas maravillosas y casi mágicas tanto cosméticas, como nutricional y medicinal.

¡APROVECHALO AL MÁXIMO LA SÁBILA!
Todos los que investigan sobre la Sábila, recomiendan que la extracción de los cristales de Sábila, se tenga que hacer en forma manual, como lo hacen la mayoría de las industrias en el mundo entero. Con excepción de dos o tres empresas demasiado grandes que han desarrollado sofisticados equipos para este proceso, sin que con ellos se asegure la eliminación total de los riesgos